Baja California

Ninguna ballena es una isla

 “No hay clasificación del universo que no sea arbitraria y conjetural. La razón es muy simple: no sabemos qué cosas es el universo”. JLB

‘Ninguna ballena es una isla’ es el bestiario integrado por mis series autobiográficas de los recientes quince años. Utilizo este género literario, el del bestiario, para agregar nuevas piezas visuales y explicar los procesos de armar y editar las narrativas, caracterizadas por su geografía majestuosa, con un guiño con la astrobiología.

Desarrollé ‘Ninguna ballena es una isla’ en la cintura de la península de Baja California, donde existe, por el lado del Pacífico, una isla de arena que cambia de forma y de tamaño en sólo veinticuatro horas y, por el Golfo de California, un impresionante archipiélago con una isla que es un volcán extinto y que, para llegar a él y escalarlo, tuve que atravesar en kayak y nadar en un canal de ballenas.

El azar siempre está conmigo. Mi secreto es coleccionar pacientemente las imágenes que me encuentro en cada viaje, las imágenes que persigo al regresar una y otra vez al mismo lugar, las imágenes que invento usando mi cuerpo  y apropiándome de él para hacer un compendio de criaturas en situaciones punzantes, absurdas, fantásticas y de humor.

No hay más. El bestiario tiene una salvaje entropía, un ruido interior que repite conceptos, formas, deseos y miedos que surgen de otras posibles realidades, aunque al final, como  toda clasificación, tal vez estaría marcada por el error, la ausencia y la otredad.

El acto de escribir es una forma de dibujar un mapa y puede dibujar un mapa quien investiga, explora y camina el espacio. Yo empecé un croquis acompañada de un perro, mi tótem para ver, tocar y contar ballenas. A ellos, los perros, no tengo que buscarlos, pasan por mi casa y se aparecen en mis caminatas.

Si hablamos de evolución, metafóricamente en la “línea del tiempo”, la sombra de la ballena fue un lobo, por eso utilizo al perro como una voz en mis proyectos.

Baja California

 

Ninguna ballena es una isla

Ninguna ballena es una isla

Ninguna ballena es una isla

Ninguna ballena es una isla

Ninguna ballena es una isla

Ninguna ballena es una isla

Ninguna ballena es una isla

Ninguna ballena es una isla

Ninguna ballena es una isla

Ninguna ballena es una isla

Ninguna ballena es una isla

Por primera vez, a partir del sábado 10 de julio y hasta el 12 de septiembre de 2021, se exhibe NINGUNA BALLENA ES UNA ISLA en el Athenaeum Art Center en San Diego, California, en el edificio icónico Bread & Salt (#BreadAndSalt).

Somos

La pandemia global de Covid-19 ha catalizado la degradación del ejercicio periodístico como una manifestación cultural de primer orden. A nuestro lado y en todas direcciones, vemos caer redacciones enteras y explotar medios en una crisis infinita. El mundo como lo conocíamos ha terminado. Sin embargo, nos quedan nuestras historias y el lenguaje que las enuncia desde una particularidad que nos empuja a irrumpir. CONTAGIO es una revista digital de historias para el fin del mundo. Crónicas, híbridos, fotorrelatos y testimonios desde el margen de la Historia. No mantenemos ninguna esperanza, pero creemos en lo nuestro, vivimos ahora y lo escribimos. Nuestra experiencia es proteica; nuestra locura, creativa; nuestro ocio, activo; y nuestra irresponsabilidad, literaria.

Lo que hacemos:

Contar historias

Contarnos cosas

Contactar vida inteligente

Contaminar la blancura mental

Contagiar ideas

Más Historias
Habitar la gran Tenochtitlanga
Skip to content