La otra pandemia y el 8M

Vivimos otra pandemia: la violencia de género. Habitamos el país donde a diario son asesinadas 10 mujeres. ¿Por qué marchar este 8M? Estamos hartas de ser acosadas, humilladas y vulneradas en cada espacio que habitamos. “Estamos en una guerra, ellos por matarnos, nosotras por sobrevivir”, dicen las zapatistas. Porque cometemos un delito: ser mujeres.

Resistimos.

“Dejaremos de marchar el día que estemos todas”, dice una de las manifestantes este Día Internacional de la Mujer. El gobierno protege sus monumentos y paredes con vallas metálicas que llenamos con los nombres de las mujeres asesinadas. No nos alcanzarían las paredes para nombrarlas a todas.

Ellos responden con gas lacrimógeno que limpiamos con Coca-Cola para que no irrite nuestra piel, nuestros ojos. Ciegas seguimos gritando. “Ningún violador será gobernador”, exigimos. Pero adentro del Palacio Nacional, la voz de un presidente nos dice conservadoras y provocadoras.

Afuera están las voces de decenas de madres de víctimas de feminicidio que esperan que el caso de su hija algún día logre ser investigado.

Pero nosotras sabemos, hoy más que nunca, que si tocan a una, respondemos todas.

Manifestación 8M Acapulco, GuerreroMujeres marcharon por la costera Miguel Alemán Valdéz en Acapulco, Guerrero. / Foto: Alberto Carbajal.

Grupos de mujeres fueron confrontadas en Toluca, Estado de México, frente a Palacio de Gobierno. / Foto: Crisanta Espinosa.

Marcha feminista 8M en PueblaGrupos separatistas realizan quemas durante la marcha por el Día Internacional de la Mujer en Puebla, Puebla / Foto: Mireya Novo.

En Ecatepec, Estado de México,  las estatuas de José María Morelos y Pavón, Hermenegildo Galena y Mariano Matamoros fueron intervenidas con pintas en contra de la violencia de género: “Ni una más”. / Foto: Scarlett Lindero.

Marcha feminista 8M CDMXEn Ciudad de México, la marcha inició en el monumento a la Revolución para llegar al Zócalo. / Foto: Andrea Murcia.

Concentración feminista 8M Cancú, Quintana RooContingentes feministas se manifiestan en Cancún, Quintana Roo. / Foto: Paola Chiomante.

Concentración feminista 8M Cancú, Quintana RooEn Cancún, mujeres se manifestaron frente al manglar Tajamar. / Foto: Paola Chiomante.

El fuego acompañó a las manifestantes como símbolo del hartazgo y la furia por los casos de feminicidio que azotan al país. / Foto: Scarlett Lindero.

Marcha 8M CDMXContingentes en la CDMX tiraron una de las vallas que pretendía blindar Palacio Nacional. / Foto: Graciela López.

Marcha feminista 8M CDMXMiles de mujeres se manifestaron contra la violencia de género en el Zócalo capitalino. / Foto: Andrea Murcia.

Marcha feminista 8M Toluca, Estado de MéxicoEn Toluca, Estado de México, colectivos de mujeres tuvieron confrontaciones con policías estatales. / Foto: Crisanta Espinosa.

Marcha feminista 8M Ciudad Juárez, ChihuahuaLa ‘Mega marcha por los Derechos de las Mujeres se realizó en Ciudad Juárez, Chihuahua. / Foto: Nacho Ruíz.

Marcha 8M Toluca, Estado de MéxicoProtestas frente a la Cámara de Diputados en Toluca, Estado de México. / Foto: Crisanta Espinosa.

Manifestación 8M en Cuernavaca, MorelosMujeres se manifiestan en Cuernavaca, Morelos, para exigir sus derechos. / Foto: Margarito Pérez.

Manifestaciones en el Zócalo de la CDMX como parte de las actividades del 8M/ Foto: Andrea Murcia.

Toma panorámica a Palacio Nacional en la CDMX. / Foto: Andrea Murcia.

Somos

La pandemia global de Covid-19 ha catalizado la degradación del ejercicio periodístico como una manifestación cultural de primer orden. A nuestro lado y en todas direcciones, vemos caer redacciones enteras y explotar medios en una crisis infinita. El mundo como lo conocíamos ha terminado. Sin embargo, nos quedan nuestras historias y el lenguaje que las enuncia desde una particularidad que nos empuja a irrumpir. CONTAGIO es una revista digital de historias para el fin del mundo. Crónicas, híbridos, fotorrelatos y testimonios desde el margen de la Historia. No mantenemos ninguna esperanza, pero creemos en lo nuestro, vivimos ahora y lo escribimos. Nuestra experiencia es proteica; nuestra locura, creativa; nuestro ocio, activo; y nuestra irresponsabilidad, literaria.

Lo que hacemos:

Contar historias

Contarnos cosas

Contactar vida inteligente

Contaminar la blancura mental

Contagiar ideas

Más Historias
Crónicas marcianas en la ciudad de las montañas
Skip to content