La noche salvaje de las Vestidas Pop

México es el país de las Vestidas. Desviados, perversos, sodomitas, mujercitos, libertinos, travelos, desde antaño nuestra cultura ha sido penetrada por estos seres que habitan en los márgenes noctámbulos. La historia cuenta que en 1657 Juan Galindo de La Vega, un “mulato afeminado” que se hacía llamar Cotita de la Encarnación, fue detenido y torturado en la Ciudad de México colonial, por exhibirse con la cintura ajustada, pañuelos en la cabeza, listones en las mangas de su blusa y por sentarse “como una mujer” (además de hacer tortillas, lavar y cocinar). Cotita no sólo era una Vestida, sino que tenía sexo con hombres bajo sauzales o en su casa. Y fue quemado en la hoguera. En 1901, en pleno Porfiriato, una redada policíaca en una fiesta de la colonia Tabacalera terminó en la detención de 41 hombres. Algunos portaban vestidos, y serían conocidos como los “perversos” de “El Baile de los 41”.

En la rueda que mueve al mundo moderno, hoy las Vestidas son pop. O cumbia. O rock. Tocan y cantan; se dan un pase, se toman una cuba, o varias. Son cachondas. Son estrellas. Son Yuri, son Amanda Miguel, son Gloria Trevi, son broncas y dulces. Ñerazas y mamonas. Así me las he encontrado durante mi carrera como fotógrafo, en la noche salvaje de la Ciudad de México. En ese torbellino, las Vestidas siempre han sido las cancerberas de la lujuria, del entretenimiento y de la caída de la moneda en el volado de la vida. Va un homenaje a estas cantantes de silicona, lipstick y grandes éxitos en español.

Rocío Banquells

Yuri

Edith Márquez

Amanda Miguel

Guadalupe Pineda

Gloria Trevi 

Jenni Rivera

Paulina Rubio

LuchaVilla

Paquita la del Barrio

Somos

La pandemia global de Covid-19 ha catalizado la degradación del ejercicio periodístico como una manifestación cultural de primer orden. A nuestro lado y en todas direcciones, vemos caer redacciones enteras y explotar medios en una crisis infinita. El mundo como lo conocíamos ha terminado. Sin embargo, nos quedan nuestras historias y el lenguaje que las enuncia desde una particularidad que nos empuja a irrumpir. CONTAGIO es una revista digital de historias para el fin del mundo. Crónicas, híbridos, fotorrelatos y testimonios desde el margen de la Historia. No mantenemos ninguna esperanza, pero creemos en lo nuestro, vivimos ahora y lo escribimos. Nuestra experiencia es proteica; nuestra locura, creativa; nuestro ocio, activo; y nuestra irresponsabilidad, literaria.

Lo que hacemos:

Contar historias

Contarnos cosas

Contactar vida inteligente

Contaminar la blancura mental

Contagiar ideas

Más Historias
Todas las muertes de mi cuarentena
Skip to content